OPINIÓN desde Ponferrada | Ponferrada, los pies siempre en la tierra

Desde aquel fatídico 4 de Junio de 2016, día en el que la Ponferradina cayó en el municipal de El Toralín por 0-1 ante el Girona con un gol de Cristian Herrera, hecho que certificó el descenso de categoría del conjunto blanquiazul, se ha hecho todos los años una promesa, la promesa de devolver al equipo a la categoría de plata del fútbol español. Esas promesas han sido en vano desde entonces y a las pruebas me remito; la campaña pasada el cuadro blanquiazul terminó en 5ª posición con 55 puntos tras tres cambios de entrenador (Manolo Herrero, Pedro Munitis y Miguel Ángel Álvarez Tomé) y contar en su plantilla con cierta cantidad jugadores de segunda división, que hicieron las maletas hacia la capital berciana por las promesas de ascenso que se les hicieron.




Este hecho propició que a la conclusión de la temporada pasada muchos jugadores de la plantilla fueran tachados de “mercenarios”, ya que en el terreno de juego en muchas ocasiones estos jugadores con su esfuerzo no demostraron merecer los ingresos de los que se estaban beneficiando. Tras la espantada de jugadores producida en el periodo estival, desde el club se siguió prometiendo que el ascenso iba a lograrse este año, y el proyecto no empezó con mal pie cuando la Deportiva anunció la tempranera contratación de Carlos Terrazas, un técnico con una experiencia en la categoría de bronce, para el banquillo blanquiazul. Aún con todo, los nervios de la afición empezaron a crisparse debido a la tardanza en anunciar los escasos fichajes que hizo el cuadro de la capital berciana en el mercado de verano.

Foto: Diario de León.



Hoy, día 5 de Octubre, con el campeonato ya comenzado y tras las 7 correspondientes jornadas disputadas, las dudas sobre las promesas hechas a la afición vuelven a cernirse sobre El Toralín. La plantilla es corta, y mucho más para el estilo de juego que emplea Carlos Terrazas, que es un estilo de mucha intensidad en el que los jugadores resultan indudablemente más fatigados que con otros sistemas de juego y para colmo si no hay recambios para esos jugadores la situación se agudiza aún más, aunque irónicamente el tamaño de la plantilla fue el que Terrazas quiso ( también hay que decir en su defensa que el presupuesto de esta campaña era más limitado que el de las anteriores). Ante este problema se me ocurre una idea, que el propio Terrazas ha defendido más de una vez, pero finalmente las palabras del bilbaíno se las lleva el viento; la cantera. El técnico ha afirmado más de una vez que hay que apostar por la cantera, pero muchos jugadores de la casa como Javi García, Iván Tato o Héctor Chopo aún no han disputado ni un sólo minuto con el primer equipo en el campeonato.




La Copa del Rey fue una oportunidad para que el equipo se enmendase este año y tras pasar las tres primeras rondas en el sorteo la suerte nos dejó de lado, pues el Villarreal fue el elegido para enfrentarse a la Deportiva, por lo que la esperanza de obtener ingresos extraordinarios por jugar la cuarta eliminatoria contra un Real Madrid o un Barcelona se esfumó (de hecho, con el partido ante el Villarreal la Deportiva puede incluso perder dinero); y con ello las posibilidades de contar con un buen colchón económico para afrontar nuevas y eficaces incorporaciones en el mercado invernal.

Foto: El Bierzo Digital.



La historia del año pasado vuelve a repetirse, unos jugadores que salen al campo con total parsimonia, como si el juego no fuese con ellos, pero que luego de cara a la galería no hacen más que promesas y promesas de ascender, al igual que la directiva del club y sus medios de comunicación. Señores de la SD Ponferradina, dejen de vendernos humo, ustedes están jugando con la ilusión de una ciudad entera que ve en el fútbol de la Ponferradina una fuente de evasión de los problemas que conciernen a una ciudad que ve como desaparecen los últimos vestigios de su principal actividad económica, la minería. Una ciudad que cuenta con 8700 parados de un total de 66447 habitantes, una ciudad totalmente abandonada por la administración pública que ya anuncia su muerte a bombo y platillo, donde las únicas alegrías que pueden conocer sus ciudadanos son a través de los éxitos deportivos de sus equipos y ustedes hacen trizas sus sueños porque las cosas no son como nos las intentan contar ustedes,porque al fin y al cabo, no somos más que un equipo de 2ªDivisión B que ha tenido la suerte de militar unos años en 2ªDivisión ganando a equipos de mucha talla como el Real Betis (4-1), Deportivo (1-3) o Real Zaragoza (4-2), pero el sueño se ha terminado, al menos hasta que haya un profundo cambio en la composición de la directiva y de la plantilla, con jugadores que aunque no sean reconocidos, sean buenos o sean malos, se dejen la piel en cada partido por defender el escudo que portan en sus camisetas justo en el lado del corazón.

Foto: Cadena Ser.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *