OPINIÓN desde Córdoba | ¿Qué te han hecho, CCF?

La mala situación del Córdoba CF es vista y sopesada por todas las personas que integran el club y sus más allegados. Un equipo con aspiraciones claras de conseguir un ansiado ascenso para toda la ciudad cordobesa, está en una zona complicada y que llena de nerviosismo en el día a día. Pero, ¿cómo se ha llegado a esta situación?




A lo largo de esta primera parte de la temporada, el conjunto califa ha destacado por su irregularidad en los resultados. Empezó la temporada perdiendo en el Nuevo Arcángel contra el Cádiz pero a la semana siguiente arrolló al Albacete en el Carlos Belmonte.

Su juego era arriesgado y resultadista lo que provocó las dudas de la directiva y del público sobre la continuidad de Carrión que fue cesado el día en que el Nástic le endosó una manita a orillas del Guadalquivir.

La llegada de Merino fue como una pequeña ilusión de poder reconducir el camino y la mala racha que llevaba el equipo pero la forma extra de llevar al equipo que tiene el entrenador andaluz ha hecho que los jugadores, afición y directiva estén más divididos que nunca.

De los últimos 15 puntos, el Córdoba ha conseguido únicamente uno perdiendo contra rivales directos para conseguir la salvación como contra el Lorca o Nástic. Merino aun no ha conseguido la victoria desde que se ha sentado en el banquillo blanquiverde. ¿Tendrá las horas contadas si no consigue la victoria contra Osasuna?

Los últimos rumores todo indican a que si. El Córdoba habría contactado con otro entrenador para sustituir al andaluz si no consiguese al menos puntuar contra los de Pamplona. Si esto fuese real, la situación blanquiverde estaría más al limite de lo que se podría pensar desde un primer momento.




Aficionados blanquiverdes echan de menos alguien del club que de la cara. Años anteriores, nombres como Deivid, Xisco o Florin representaban a una afición unida y que todos iban a una hacia el objetivo. Hoy en día, el fútbol moderno ha podido con Córdoba y ahora el aficionado medio se le ve como un misero cliente y no como el dueño de un club al que dedica sentimientos y vida hacia una camiseta. Hasta que esto no cambie, los blanquiverdes sufrirán.

Foto: cordopolis.es.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *