CRÓNICA | Nàstic 1-2 Real Oviedo, merecida remontada carbayona

Tras sendas victorias convincentes la jornada pasada, el Nàstic y el Oviedo medían sus pésimas rachas como local y visitante, respectivamente. El planteamiento inicial de ambos entrenadores estuvo marcado por la ausencia de sus puñales por banda derecha, Kakabadze y Diegui Johannesson, ambos convocados por sus selecciones. Anquela repitió equipo titular salvo el cambio citado, pero Rodri introdujo una serie de variaciones que a la postre dificultaron el rendimiento de su equipo: Javi Jiménez perdió la titularidad en el lateral izquierdo, Suzuki se vio obligado a ocupar el lateral derecho y, además, la reincorporación del intocable Uche tras lesión obligó a Maikel Mesa -que había cuajado un auténtico partidazo como segundo delantero la semana pasada en Valladolid- a caer a banda, donde pasó prácticamente desapercibido ante los azules. Demasiados cambios para un equipo que pareció desubicado prácticamente durante todo el partido.




La primera parte estuvo caracterizada por la igualdad. Ambos equipos empezaron bien plantados en el terreno de juego, y solo algunas incursiones de Linares y Aarón llevaron cierto peligro a la puerta de Dimitrievski. El Nàstic, por su parte, se aprovechó en varias ocasiones de errores groseros en la salida del balón, sobre todo de Christian Fernández, bien subsanados por un inmenso Forlín, que jugó toda la primera parte de pivote y se multiplicó en fase defensiva. Un Uche que volvía de lesión no pareció en su mejor forma a la hora de resolver en velocidad ese tipo de robos peligrosos. En el minuto 21, Saúl Berjón había botado por encima del travesaño un penalti inocente cometido por Perone sobre Carlos Hernández y en el minuto 40, una incomprensible falta de entendimiento entre Mossa y Juan Carlos supuso un penalti que Manu Barreiro transformó con maestría tras el prematuro desplome del meta carbayón, que nada pudo hacer por detenerlo.

Como ya ocurriera contra el Lugo, al verse por detrás en el marcador Anquela optó de nuevo por retrasar la posición de Forlín y convertir los laterales en carrileros, algo de suyo imposible por el lado de Cotugno, dada su condición fundamentalmente defensiva, pero que en el caso de Mossa fue la clave para la remontada de un Oviedo que nunca dejó de creer, encerró al Nàstic toda la segunda parte en su campo (y muchas veces en su área) y dio la vuelta al partido desde la banda izquierda. Tras varias llegadas y un bombardeo continuo de centros al área, un pase medido de Aarón supo encontrar a Carlos Hernández solo en una desatención defensiva que llevó el empate al marcador. Es cierto que un desacertado Uche había marrado previamente una ocasión clarísima para matar el partido, pero el Oviedo demostró confianza en sus posibilidades: se sabía capaz de remontar y no cejó en su empeño a pesar de quedarse con diez hombres tras rigurosa segunda amarilla Carlos Hernández. Ya en el descuento, un excelente pase en profundidad de Yeboah (su mejor acción de la temporada por el momento, a decir verdad) habilitó a Mossa, que forzó penalti tras sentir un leve contacto por parte de Suzuki. Aarón transformó con suspense tras tropezar con el césped en el golpeo y desató la locura en el fondo visitante.

En resumen, merecida victoria para el Oviedo en el cómputo general del partido, con un Nàstic demasiado condicionado por los excesivos cambios del entrenador que desvirtuaron su gran victoria de la jornada anterior.




Ficha técnica:

  • Nàstic de Tarragona: Dimitrievski; Suzuki, Xavi Molina, Perone, Abraham; Gaztañaga, Tejera (Zahibo, min. 71); Mesa (Jean-Luc, min. 84), Uche, Delgado (Jiménez, min. 68); y Barreiro.
  • Real Oviedo: Juan Carlos; Cotugno, Carlos Hernández, Christian Fernández, Mossa; Forlín (Pučko, min. 64), Folch, Mariga, Aarón Ñíguez, Saúl Berjón (Yeboah, min. 88); y Linares (Valentini, min. 91).

Goles: 1–0, min. 40 Manu Barreiro (pen.). 1–1, min. 72 Carlos Hernández. 1–2, min. 94 Aarón (pen.).

Árbitro: Pizarro Gómez (Colegio Madrileño); partido complicado para el árbitro, con varias jugadas dudosas en las áreas que tendió a señalar en favor de los atacantes, al menos con igualdad de criterios para ambos equipos. Amonestó a los locales Gaztañaga, Suzuki y Dimitrievski y a los visitantes Berjón, Mossa, Linares y Carlos Hernández, al que expulsó en las postrimerías del partido por una dudosa segunda amarilla.

Incidencias: Partido correspondiente a la decimocuarta jornada de la Liga 1|2|3. Asistencia: 5927 espectadores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *